Criticas




Claude Lorent, Crítico de arte belga


1986

« El diagnóstico es claro: buena salud, pintura en plena forma, física, síquica e intelectualmente. Esta tonalidad debería poner de buen humor a los más quisquillosos y reavivar las miradas cansadas. La pintura se da un buen latigazo saludable y se lanza hacia aventuras nada tristes, rasguñando de paso a los notables y a los poderosos de siempre o reconsiderando con ojo critico los tabúes pictóricos que ofrece la modernidad.

... En todas estas imágenes maliciosamente subversivas, desmitificadores magnificadas por el color dulcemente provocador, surgidas de una pasión por la vida, Ossaba afirma su placer de pintar con una textura sabrosa, generosa, tanta como aquella que hay en el corazón. Él ofrece un temperamento fuerte, un entusiasmo comunicativo y corrosivo a través de una pintura que asume la superficie con una franqueza poco común, con una seguridad casi «juiciosa». Una pintura que se sostiene de esta manera y conserva la dignidad esencial, aquella de ser una buena pintura, atrevida, audaz, llena de vitalidad, en la cual los aspectos técnicos se olvidan al ser dominados con brío.»


1988

«Ossaba manifiesta un gusto sensual por la pintura. Narrador ávido del placer del decir y del hacer, él transmite su temperamento de fuego en su acto creador, de ahí que su lenguaje formal y cromático, contiene todos los signos del goce.»


Claude Lorent